Paneles de control para VPS

A la hora de elegir un servidor privado virtual o VPS, uno de los factores más importantes a sopesar es la posibilidad de incluir un panel de control. Muchos de los usuarios de VPS, igual que nosotros, comenzaron su andadura en internet utilizando servicios de hosting compartido donde alojar sus webs y blogs. Pero a medida que las webs se vuelven más complejas y el tráfico aumenta surge la necesidad imperiosa de pasar a servidores más potentes.

Alojar webs en sistemas de hosting compartido tienen muchas ventajas para el usuario principiante. La principal es la facilidad de configuración de las cuentas de correo, ftp y la creación de dominios mediante los paneles de control con los que suelen contar estos planes de alojamiento. En cambio un servidor Linux típico resulta mucho más complejo de configurar a todos los niveles. Dar el salto da un poco de susto.

Sin embargo existen varias opciones que facilitan la configuración de un VPS o Servidor Privado Virtual. Son los llamados paneles de control.

En el mercado existen varios tipos de paneles de control. Algunos de ellos son paneles propietarios, desarrollados por la empresa de hosting. Existen numerosos paneles de control open source como GPL Host, OpenPanel, Virtualmin, ISPConfig y muchos más, pero que requieren conocimientos algo elevados para su instalación. Por esta razón en este artículo nos vamos a limitar a los paneles comerciales más extendidos y que se pueden adquirir en cualquier proveedor de VPS: Cpanel, Plesk y Directadmin.

Ante todo es importante tener en cuenta que estos paneles conllevan una cuota mensual que depende del modelo de VPS y del proveedor. También hay que recordar que existen versiones limitadas de los paneles de control para un número limitado de dominios mientras que otras versiones no imponen dichos límites.

Control de tu VPS

El principal cometido de los paneles de control es, como ya hemos mencionado, facilitar la gestión de usuarios, cuentas de correo, dominios, cuentas de ftp y bases de datos. Cuando recibimos nuestro VPS o servidor el panel suele venir con la configuración básica, listo para ser usado.

Una vez hacemos login en el mismo podremos directamente crear dominios extras igual que si estuviéramos en un hosting compartido. Es posible asignar cuotas de disco y otros parámetros a cada dominio, imponiendo límites de uso si así lo deseamos. Esta función tiene gran utilidad cuando decidimos usar el VPS o el servidor para dar alojamiento a terceros.

Algunos paneles de control permiten crear usuarios adicionales, con su propio acceso y su propio ftp. Paneles como DirectAdmin o Plesk pueden ser utilizados para crear cuentas de revendedor, es decir, se puede crear un producto de hosting en el servidor virtual y comercializarlo. Imaginamos, sin embargo, que la mayoría de los usuarios se conformarán con subir sus dominios y gestionar las funciones principales del servidor o VPS.

Sin duda contar con un panel de control es una herramienta casi indispensable a no ser que se tengan conocimientos muy exhaustivos de Linux y gestión de servidores. El ahorro de tiempo que suponen a la hora de realizar cualquier configuración es considerable. La única contrapartida es que los paneles suele consumir algo de memoria y de CPU, pero no demasiado. Conviene, eso sí, contar con margen suficiente en las especificaciones del VPS para no degradar las prestaciones del mismo.

En próximos artículos iremos probando distintos paneles de control y detallando las funciones de cada uno.